Bienvenidos...

espero comentarios (si no son buenos ni se gasten!)

viernes, 30 de diciembre de 2016

Curar, cebar, tomar...

De calabaza, de caña, de metal, de cerámica... Cualquiera da igual
Si estás deprimida, te tomás un mate... Si estás nerviosa, te tomás un mate... Si alguien te invitó a salir, te tomás un mate... Si te peleaste con el amor de tu vida, te tomás un mate... y si no tenés nada que hacer: te tomás un mate!...

El mate no se toma porque se tiene sed, el mate puede tomarse porque se tiene hambre, ponele... Pero en realidad lo que se quiere es "compartir". Te sentás, preguntás "cómo lo tomás? Dulce o amargo? y por lo general del otro lado se escucha un "como vos tomes" En mi caso no, yo tomo dulce! Salvo que me haya comido una súper torta llena de crema y "necesite" cual remedio para semejante empacho, unos cuantos mates amargos.
Tengo por costumbre cebarme uno, dos, tres y después comparto. Amo tomar mate con mi viejo porque al tercero ya te devuelve un "gracias" palabra adorada por todo aquel cebador de ruedas eternas y termos gigantes. El "gracias" para quien no lo sabe significa "no quiero más". Te digo que si al segundo mate me das unos palos flotando en agua, el agua caliente y amargo, el gracias te lo tiro por la cabeza al segundo!

De entre las virtudes del mate podemos contarlo como estimulante, antioxidante, aumenta la inmunización, limpia la sangre, entona el sistema nervioso, dicen que restaura el color del pelo, la vejez, la fatiga y el estres... De lo que sí doy fe es de que controla el apetito, porque te tomás unos mates y pasás las ganas de comer para más tarde!
Además de esas virtudes tiene dos fundamentales:
Te hace reflexionar si estás sola, o, es el generador de las mejores charlas...

Quién no, tomándose un mate, se ha preguntado: qué hago? voy a la pelu o no? me compro los zapatos azules? mmmm me parece que los grises me van a quedar mejor con el vestido! (gracias mate!) ¿qué hago con este boludo? lo tengo que dejar! no puede ser que me mienta de esa manera!! (mate: reflexión en el matrimonio, a veces causal de divorcio, otras veces recompositor (?) de la relación)

El mate no sabe de clases sociales. esa es otra gran virtud. Lo toman las señoras copetudas (en sus casas, obvio y algunas sin que nadie las vea) y los laburantes de obra... ¿quién no se tomó un amargo con el albañil de la casa, el gasista o el plomero?

Es el gran amigo del que estudia (sabrán entender el por qué no uso el sustantivo), quién no se hizo unos mates antes de agarrar los apuntes? y quién no paró de estudiar un cachito (ese cachito mágico) para cambiar la yerba?

No sabe de personalidades: lo toma el que habla, el mudo, el chusma, el discreto, la madura, el inmaduro...
Tampoco sabe de edades... Bah, sí sabe, los nenes no toman mate en rondas de grandes, eso es ley! A lo sumo se les prepara (en otra mesita) un mate con leche para que se sientan grandes, pero en esta mesa y con éste mate: NO!
Pero qué copado es cuando un día, como atraído por algo que no sabés qué es, te llegás hasta la cocina, prendés la hornalla, llenás la pava, preparás el mate (lo hacés como viste a tus viejos mil veces hacerlo) y te tomás tu primer mate... Te digo una cosa, para mi, ahí te hiciste grande, ese ya no es un día cualquiera...

Hay un montón de refranes y de dichos y de hechos con respecto al mate...
"Tomamos unos mates?...
- Yerba no hay" (ojo: te quiere chapar...)

Dicen que el primer mate es para el cornudo... (no se preocupen yo cuando cebo, siempre me tomo los tres primeros), si te devuelven el mate y vos no sos la que estás cebando, lo agarrás, le das un beso en la base y lo devolvés!, también dicen que, al que le toca el último mate se casa (ya, con 34 pirulos y varios últimos mates encima, realmente puedo decir que dudo de esa afirmación) y puedo llegar a la afirmación de que el mate permite la aparición y desarrolla la habilidad del mentiroso: Jodeme, le pusiste café! - noooooo!!! se escucha del otro lado... (mentirosa!)

Está quien pone la yerba así, el que la pone asá, el que pone la bombilla primero, el que la mete después tapándola con el dedo gordo, el que deja la yerba volcada para un costado y luego da vuelta la bombilla para no cambiar la yerba y está el gil que no entiende nada y "riega" el mate...

Por todo ésto y mucho más: Gracias indígenas guaraníes... Muchas, muchas gracias...


Jim
A buen mate vas por yerba!



8 comentarios:

  1. ¡me encantó! Gracias por compartirlo. Cuántos papeles habré "sellado" con mate derramado... (siendo estudiante y luego, laburando).Cuántos recuerdos me trae el haber intentado seducir a una media naranja (cuando todavía no tenía conciencia de mi "naranjitud completa") convenciéndolo de que "debía" tomar mate y dejar de hacerse el fashion con el latiguillo "no, gracias, yo tomo sólo café". Historias de detalles cotidianos, son grandes historias para el relato, sin duda.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenisimo! vivo en españa y extrañooo tanto compartir el mate con amigos!!!..soy uruguaya y alla lo llevamos a la facultad y el mate rola por media clase y la profe...y a la playa ... es parte del ser humano, y aca desapareció de mi vida, como tantas otras cosas...lo extraño mucho gracias por recordarme lo importante que es ...saludos y esta tarde me cebo unos amargos con mis viejos. Sil

    ResponderEliminar
  3. muy lindo Jim! yo soy de uruguay y acá decimos que quien se toma el último mate NO se casa!!!
    saludos! Loly

    ResponderEliminar
  4. Cuántas verdades se dicen en una charla con mate.... y cuántas de las otras también, no? Genial Jime, me encantó.
    La típica del que ve pasar los mates y no toma, ni tomó nunca ni tomará, cuándo le ofrecés te responde con un dicho de los "materos": No, gracias... estoy verde de tantos que tomé!
    Beso!

    ResponderEliminar
  5. Lo comparto en mi página de venta de mates ;)

    ResponderEliminar
  6. Me encantó y me dieron ganas de cebarte unos ricos dulces. Gracias por compartirlo, beso grande!

    ResponderEliminar
  7. Cuando nos tomamos unos matienzos?? gracias por compartir linda pagina

    ResponderEliminar

Me gustaría leer qué te pareció!